Stop. La vida te ha parado. - Pitia Coaching Sistémico - Descúbrelo
15802
post-template-default,single,single-post,postid-15802,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

STOP. La vida te ha parado

 

“La vida no es sólo el corazón que late. Es también el pensamiento flotando sobre el corazón que ha dejado de latir”.

Camilo José Cela.

 

Te han parado. Todo te ha parado. La vida te ha parado. Todos tus proyectos a tomar por culo. Y además, nada va a volver a ser igual. Pero es que no tienes ni puta idea de cómo va a cambiar tu mundo. Ahora mismo estás en shock. Estás en pánico. Eres incapaz de pensar bien, porque todo lo que puedes hacer es intentar no caerte al suelo, no volverte loco e intentar comprender esta locura.

No intentes comprender.

ahora no es el momento. Ya lo entenderás más tarde. Así que no pierdas el tiempo porque de todas maneras comprenderlo, de momento, no te va a servir de nada. Sólo va a retrasar que te pongas en acción antes o después. Ahora lo que importa es que seas capaz de reaccionar. Cuanto menos tardes en reaccionar, más posibilidades tienes de salvarte. Pon tu cerebro a pensar cosas, lo que sea. Si no se pone en marcha solo, habla, habla con quien no sea tóxico. Siempre hay gente más positiva que tú, así que acude a ellos. Escucha cosas que motiven tu cerebro. Escucha música cañera, ni se te ocurra rodearte de “voces” lánguidas, tristes. Escucha música que te active, música para tararear y bailar. Tu cerebro va a segregar endorfinas. La tristeza es una emoción super contagiosa y la alegría también. Si es necesario, escucha voces durante horas. Poco a poco, gradualmente, el shock y el alucine van a dar paso a otra cosa, no sabes el qué, pero es otra cosa.

stop

No hagas planes.

Limítate a empezar a buscar. De momento nada será definitivo. Pero tu inconsciente se va a poner en marcha porque “las voces” que te digo que escuches lo van a estimular. Irán apareciendo ideas y estrategias poco a poco, gradualmente. Ten en cuenta que lo mismo que las cosas se van, o te las quitan, por la misma regla de tres (que no es de tres, es algo más complicado pero te lo cuento en otro momento), aparecerán otras. Sé que al principio vas a pensar que no vas a tener energía para mover un dedo. Pero concéntrate en estas voces. Las humanas y las musicales. En las que te metan un cañonazo de energía. De momento solo necesitas energía. La energía te irá trayendo ideas.

Ahora eres otra persona.

Aunque no te lo creas, eres otra persona diferente a la de antes, porque has podido aguantar el primer impacto. Imagínate un náufrago como Robinson Crusoe. La tormenta ha hundido tu barco y por lo menos no te has ahogado, te ha tirado a una playa. Si no te has muerto, es que puedes dar el segundo paso. La sensación puede ser de tener un nudo en el estómago. Normal. Si te duele es que estás vivo, así que todavía te queda alguna oportunidad. ¿Cuál? Ni idea. Eres listo, coño. Tú lo sabes. Eres listo. Esto es una hostia de las gordas, pero las personas salen de la mierda con otras personas, no solas. Pide ayuda a estas voces, las de las personas que sabes que son fuertes y chupa todo lo que puedas de su energía. Son personas más realistas que tú. Aprende de su realismo y de su capacidad de atajar el miedo.

Seguro que empiezas a encontrar algo que hacer. Seguro que hay personas que pueden colaborar contigo para intentar crear algo nuevo. Hay una frase de Guillermo de Borja, un psicólogo ya fallecido, en su libro “La locura lo cura”, que me encanta: “trabajo con lo que hay”. Esto es una actitud que hago mía. No me pongo a imaginar lo que podría hacer si tuviera otra cosa, porque es volver atrás. Con lo que tengo empiezo a fabricar cosas, proyectos, estrategias. Además ciertas personas que conozco, me ayudaran y podrán aportar ideas, me darán ánimos. Hasta podrán colaborar en la forma en la que menos te lo esperes. Recuerda que los mejores proyectos salen de situaciones caóticas.

No sé si los conoces, pero te voy a contar algunos de ellos.

  • Steve Jobs fundó su empresa Apple con 21 años. A los 23 ya era millonario. Reclutó como CEO a John Sculley y a los 3 años, éste le echó a la calle. Tal cual. Y todos sabemos que ahí no acabó todo para Jobs….
  • J.K. Rowling ( autora de “Harry Potter”) era una madre soltera que dependía de las ayudas sociales para llegar a fin de mes cuando empezó a escribir el primer libro de su famosa saga….
  • James Dyson diseñó 5.126 prototipos fallidos de aspiradoras en los que se dejó todos sus ahorros y 15 años de su vida. El modelo 5.127 funcionó y se hizo multimillonario. ¿Te imaginas lo que tuvo que aguantar todo ese tiempo, mientras sus prototipos y su pasta se iban a la mierda?
  • Lady Gaga no se podía ni imaginar que su éxito llegaría después de que su discográfica Island Def no quisiera su producción. El disgusto la dejó llorando tanto que según sus palabras, “no podía ni hablar”.

 

 

Esto también te puede pasar a ti…

Estás cambiando, poco a poco, todavía no te estás dando cuenta, pero estás cambiando. Estás moviéndote. Vale, no respiras del todo pero no sólo no te has muerto, sino que estás vivo y estás en un proceso creativo. (Ver artículo: “La fuerza de los finales”).

En estos momentos de tu vida, date permiso para pensar y decir lo que quieras. Total, si casi te mueres ¿no? Pues ya que no te has muerto, aprovecha. Antes no lo hubieras hecho nunca porque estabas demasiado encorsetado en tu vida, pero ahora no pierdes nada. Al revés. Si no lo haces, tú te lo pierdes.

Mira, yo me estoy dando el lujo de escribir como pienso. Y de hablar en público como hablo en privado. Con tacos. Adoro los tacos. Sacan lo mejor de mí. Me descojono yo y hago que lo que cuento tenga mucha más gracias. Claro, esto era un riesgo al principio. Tengo que tener una imagen correcta. Pero mira, he pensado que como primera estrategia, no ha estado mal. Ahora me pide el cuerpo de verdad hablar más claro aún. El cuerpo me pide moverme en otros campos de la comunicación. Como me ha parado la vida, igual que a ti, ahora Sí que Sí es el momento de hablar como yo soy.

Vale, ya estoy en el momento ahora sí que sí. Ahora sí que sí que paso de todo y pienso hacer lo que antes no me atrevía, o no se me había ocurrido. Piensa que no te has muerto, ¿recuerdas? Así que joder, no pierdas el tiempo y ahora sí que sí, haz lo que nunca habías hecho. Porque no se te había ocurrido, porque no te habías atrevido o porque no te habías dado cuenta de que lo que no hagas ahora, es una oportunidad perdida. Justamente todos estamos igual así que es el momento perfecto.

Venga, ahora que ya no tienes el sustazo, ahora que sabes acudir a las voces que te apoyan y que te dan buen rollo, ahora que ya estás empezando a pensar que puedes volver a emprender, que eres otra persona más fuerte, ahora que eres más adulto, ahora que eres más libre en líneas generales, suéltate un poco.

 

stop

 

Demuestra tu personalidad y a quien no le guste, que se joda.

Tal cual. Expresa tus emociones y necesidades reales y busca de nuevo tu lugar en tus entornos, en tu casa, en tu familia, con los colegas, profesionalmente, financieramente. Ahora es el momento de ver quién está a tu lado y quien no vale. Y quien no te valga, fuera de tu vida. La vida te ha dado una dosis de realismo que forzosamente te ha vuelto más inteligente. En esta vida lo que no te mata, te hace más fuerte.

Me apuesto el cuello a que has aprendido cosas. Entre otras cosas he aprendido a manejar ZOOM. Soy bastante lerda en aprender nuevas tecnologías, pero oye, como muchas de mis amigas lo utilizan, me han enseñado sus utilidades y además he tenido tiempo para no estresarme porque todo se ha ralentizado para mí también (esto es a lo que me refiero que utilices las “voces” que te ayuden y que sean más potentes que la tuya). Es una herramienta que tal vez hubiera adquirido con el tiempo forzosamente, pero lo he hecho ahora por necesidad. Y resulta que me gusta tanto que ahora me tiro horas hablando con varias amigas a la vez todos los días. Estas voces son mi gasolina. Y me comunico mucho mejor con ellas.

 

“Yo soy, como buen español, pedorro domiciliario”.

Camilo José Cela.

 

 

Es fácil que vuelva a haber parones en tu arranque.

Es importante que conectes con la fuerza de voluntad que te permitió salir del shock. Nadie ha dicho que esto es un camino de rosas, pero te lo vuelvo a repetir, no te has muerto antes y no te vas a morir ahora. Cada parón y cada acelerón son unos pasos más. No te engañes. No te responsabilices del fracaso de los demás. Los que no tengan suficiente fuerza se quedarán en el camino, si no ahora, más tarde. Cada uno tiene que hacerse cargo de sus propias ganas de salir adelante, esta es la mayor responsabilidad que tenemos. Verás muchos derrotados a tu alrededor, pero cada persona es un mundo y cada uno (de una forma consciente e inconsciente) elige su destino, es lo que se llama “el libre albedrío”.

Te tienes que apoyar y juntar con las personas que tengan las mismas ganas de vivir que tú porque si no, estas perdido. Tener ganas de “tirar palante” es lo que cuenta, los recursos se van añadiendo a medida que uno hace un esfuerzo y luego otro. ¿Cómo quieres verte? Esta es la oportunidad para luchar por ti. No sé si te gusta leer. A mi me gusta mucho, tal vez porque leo lo que me gusta. Cuando era más pequeña, me motivaba muchísimo Ulises. El tío se ve envuelto en una guerra, la de Troya, por una cuestión de lealtad y durante 20 años vivió una serie de peripecias increíbles. Yo quería ser tan lista como él de mayor. Y también tan fuerte. Y ser tan inteligente como su mujer, Penélope, que encontró la manera con su energía femenina de defender su territorio, su integridad y la de su hijo, de todos los codiciosos aspirantes al trono.

 

 

Ahora nos toca ser ambos: duros y persistentes.

Cada momento donde estés activado cuenta porque te llevará a otro momento desconocido donde te puedes iluminar, incluso por casualidad. Hay fuerzas mayores que tu conciencia. Son los sucesos que ocurren de manera inesperadamente buena. Lo mismo que te ha pasado ahora de malo, pero al revés, en bueno. Para verlos tienen que pasar dos cosas: que tengas confianza  (en este momento sé que no te sobra) y tener huevos para aguantar el tirón.

Siempre te queda la opción de quedarte en la mierda.

Pero para mí, es la última. A veces estoy tentada, no te creas, pero hay algo en mí que me arrastra a otro lado. El orgullo, el amor propio, la esperanza, los amigos, la familia, las circunstancias… un poco todo. Porque estar en la mierda también me harta y cuando me harta mucho, pienso que no puedo haber llegado hasta aquí para esto. Tiene que haber otra cosa y tal vez no la he encontrado y por eso estoy así de jodida. Así que como no me permito estar así de mal, me pongo a buscar como un perro de caza otra pista.

Estos son momentos puntuales. Porque tú sabes que son puntuales. Quieras que no, siempre has salido del pozo. Por tu ingenio y porque has sabido dónde buscar ayuda.

Así que anda, levántate y vamos a ver qué se nos ocurre. Yo me voy a encender un pitillo y ver con quién decido pasar un buen rato para ver si me ilumino. Tengo opciones: unos buenos libros que tengo pendientes y buenas compañías. Seguro que me inspiran, siempre lo han hecho. Esto es también ponerse en marcha. Se acabó estar jodido. Mañana será otro día. STOP.

 

“La libertad es una sensación. A veces puede alcanzarse encerrado en una jaula, como un pájaro”.

Camilo José Cela.

 

 

 

Etiquetas:
Sin Comentarios

Deja un comentario

Share This

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies. +Info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar