Logo Pitia

Constelaciones Sistémicas
Coaching en Diabetes
Reiki
Tarot







Coaching en diabetes

Fecha: 28-1-2013
Categoría: Coaching en Diabetes

Tengo Diabetes Mellitus Tipo 1, insulino-dependiente, desde los 14 años, y he trabajado en la Sociedad Española de Diabetes (SED) (Sociedad Científica que agrupa a todos los profesionales sanitarios que tratan la diabetes) durante casi dos décadas, lo cual me ha permitido estar activamente en contacto tanto con los sanitarios, con las instituciones nacionales e internacionales, la industria farmacéutica y los colectivos de personas con diabetes (asociaciones de diabéticos). Llevo una bomba de insulina. Actualmente, escribo en la revista de esta sociedad, “DIABETES”, cuya finalidad es transmitir los últimos avances científicos y tratamientos tanto a personas con diabetes, como a sus familiares, y a personal sanitario no especializado en esta patología.

La Diabetes es, a día de hoy, crónica y conlleva y exige una altísima disciplina, así como un perfecto conocimiento del funcionamiento del cuerpo, del mecanismo de acción de las insulinas, conocimientos de nutrición, entre otros, para poder no sufrir secuelas a largo plazo. Exige un cambio de vida radical, y eso no es fácil de mantener a lo largo del tiempo. ¿Cuántas personas abandonan una dieta, y eso que solo dura meses?... He atravesado todas las etapas emocionales de esta experiencia, estupor, rabia, resignación, derrota, pasotismo, frustración, miedo, motivación, aceptación, comprensión, y acompañamiento. He pasado por todo esto, y por muchas experiencias vitales que puedo transmitir tanto a personas con diabetes, como a sus familiares, para que comprendan como vivir feliz con diabetes. He podido hacer todo lo que me he propuesto: artes marciales, baile español, esquí, tenis, ciclismo; viajar por todo el mundo; salir de copas, divertirme; estudiar varias cosas a la vez. He tenido también accidentes muy serios que casi me cuestan la vida. He logrado ser madre, y tengo la intención de volver a serlo. En definitiva, con diabetes, he podido y puedo vivir cualquier cosa que hubiera hecho sin diabetes. Eso sí, nada de ésto hubiera sido posible sin una buena educación diabetológica.

No solo las personas que tienen diabetes sufren un gran shock y frustración: sus seres queridos también. Por mi experiencia, el colectivo más sensible son las madres. El sentimiento de culpa, de impotencia, de dolor, es, me atrevo a decir, igual o mayor que los de un debutante. Estos sentimientos se traducen en un formato de miedo a que pase algo, que lejos de ayudar a sus hijos, les debilita y aumenta su rabia y rechazo al síntoma (yo nunca llamo “enfermedad” a lo que todo el mundo denomina “enfermedades”, si no “síntoma”).

“El cuerpo grita lo que la mente calla”, por eso, la aparición de una diabetes no es casual. A nadie le ha tocado la china, ni ha tenido peor suerte que otra persona. Las circunstancias emocionales de la persona con Diabetes, de su sistema familiar, y la dinámica que la enfermedad tiene con ambas (persona y sistema), intervienen directamente en este proceso desde su debut. La comprensión de estas circunstancias es lo que le ayuda a uno realmente a tener una relación amorosa con su síntoma, y a poder vivir sin sentimientos tóxicos, con plenitud, confianza, y sin sentirse víctima de una injusticia.

Soy especialmente sensible a las dinámicas de la enfermedad, porque reconozco  este lenguaje en mi. Y especialmente, si tienes diabetes, o la tiene un ser querido tuyo, creo que mi experiencia puede serte muy útil.