Logo Pitia

Constelaciones Sistémicas
Coaching en Diabetes
Reiki
Tarot



Crecimiento personal. Comportamiento humano y roles que adoptamos en la vida.




VICTIMA, PERPETRADOR, Y SALVADOR. LOS ROLES QUE ADOPTAMOS EN LA VIDA.

Fecha: 19-4-2013
Categoría: Crecimiento personal

El ser humano adopta fundamentalmente tres roles para afrontar la vida: el de víctima, el de agresor/perpetrador, y el de salvador. El más peligroso de todos, sin duda alguna, es el de salvador.


Siempre estamos en el baile de ser víctimas o perpetradores. Nos sentimos heridos, indignados, humillados, tratados injustamente por las personas o las circunstancias, y estamos en la víctima. Cuando a cambio de ese daño, nos sentimos con derecho a agredir, estamos en el de perpetrador. Ejemplos sencillos y cotidianos: me siento mal pagado en el trabajo, pues pierdo tiempo, me tomo más tiempo para tomar un café, realizo pequeños hurtos con bolígrafos, papel, etc… Me enfado con alguien…no le hago el regalo, la llamada, que tenía preparados, o no le presto atención a sus cosas para que se sienta igual de mal que me he sentido yo, o más incluso más, dependiendo de lo enfadad@ que esté…. (no le cojo el teléfono, pongo malas caras, dejo de hacerle favores, etc…). Alguien me golpea emocionalmente….yo golpeo más fuerte. Siempre existen argumentos para sentirse víctimas y sentir el derecho a devolver el daño recibido. Esta es la manera de justificar y de perpetuar durante generaciones venganzas y castigos, y en la venganza reclamamos justicia, sin pensar que en esta venganza devolvemos un golpe mucho más fuerte. No hay peor perpetrador que una víctima con argumentos. Además, apunto otra reflexión: si nos sentimos víctimas de un maltrato, tenemos primero que considerar muy seriamente la responsabilidad que tenemos en permitir que abusen de nosotros, y el intercambio que hemos realizado a cambio del maltrato. No podemos fugarnos de esa responsabilidad.


Otra cosa es, cuando nos hacen un daño,  pedir una compensación, de tipo legal (económica, o moral). Por ejemplo, mi jefe no cumple con las condiciones pactadas, yo le pongo una demanda laboral. Alguien comete un delito, y se le aplican las sanciones pactadas por ese delito.

El rol más peligroso, repito, es el de SALVADOR/A. El Salvador es el que da el pescado, y no la caña, para aprender a pescar. Es el terapeuta que no suelta a sus clientes, creando un vínculo de necesidad. Es la pareja que piensa que sin ella, su “partenaire” no sabe arreglarse solo. Es el individuo que dice: “nadie te amará (o cuidará) como yo”, el que se mata por cuidar a los demás, el que siempre está a tu vera para solucionarte la vida. El salvador es aquélla persona que genera dependencia de sí, en el otro. Es el que se cree indispensable en la vida del resto. Es el que cabalga sobre su ego, haciendo que los demás se sientan más pequeños a su lado, generándoles el miedo a que desaparezca de sus existencias... Ojo con los salvadores, suelen ser las mejores personas del mundo.


Todos nos hemos columpiado en estos roles. En el de víctima-perpetrador pendulamos varias veces al día. En el de salvador, yo me he visto más veces de las que quisiera….

 



Enviar un comentario sobre el artículo






Comentarios realizados a este artículo: 1


De: Patricia Fecha: 27-04-2013

Estoy orgullosa por tus logros. Ha sido por casualidad que he dado con tu web y no he podido evitar llorar leyéndote. Te mando un fuerte abrazo del alma (como dice una amiga).