Logo Pitia

Constelaciones Sistémicas
Coaching en Diabetes
Reiki
Tarot



Círculo del sistema familiar - Constelaciones Sistémicas Bert Hellinger




Ley del Orden y de la Pertenencia en Constelaciones Familiares

Fecha: 13-8-2013
Categoría: Constelaciones Sistémicas

Bert Hellinger, padre del Coaching Sistémico, o constelaciones familiares, planteó que el origen de nuestros desequilibrios vienen fundamentalmente de no respetar tres principios, tres leyes que en sociedades tribales y ancestrales, se observan con rigurosidad y respeto. En este tipo de técnica terapéutica se puede observar constantemente que de manera involuntaria, no seguimos alguna de estas reglas de manera tanto consciente, como inconsciente, y eso nos causa varios desórdenes de orden emocional, afectivo, profesional, económico, y en el ámbito de la salud.


La primera de estas leyes es la LEY DE PERTENENCIA: nadie tiene derecho a ser excluido de su sistema familiar (ni de ningún sitio). En muchísimas familias se ven miembros que no se hablan entre sí, peleas, rencores, reproches, malos entendidos, burlas, que hacen que nos apartemos de nuestros padres, hermanos. Excluimos a los nuestros. Todos tenemos razones muy fundadas para hacerlo, y el mayor daño que hacemos es tanto al excluido, al que se le niega su origen, como a nosotros mismos. Excluimos a la que ha abortado, al tacaño, al homosexual, a la madre soltera, al promiscuo, hablamos mal sistemáticamente de los miembros de nuestra familia. Nos erigimos en jueces, en dueños de toda la verdad, si tener ni idea de la dinámica inconsciente de nuestro propio sistema familiar, del rol que estamos desempeñando inconscientemente, porque todo nos parece tan obvio y tan evidente que la soberbia que nos da nuestra propia certeza nubla nuestra visión. NO SE PUEDE JUZGAR NI EXCLUIR A NINGUN MIEMBRO DE NUESTRA FAMILIA (y por extensión, a nadie de ningún sistema al que pertenecemos: el de amistades, el laboral, etc…)  haya hecho lo que haya hecho. Esto es muy complicado de entender, porque a veces ocurren sucesos que nos revuelven a todos el alma. Lo cierto es que todo tiene una razón oculta de suceder, y no está siempre a nuestro alcance poder entenderlo. Eso no quiere decir que si alguien ha cometido un delito, no lo tenga que pagar, pero indefectiblemente esa persona es hijo o hija de un padre, y de una madre, y pertenece a un sistema de por vida, nos guste o no.


Cuando estamos excluyendo a alguien, estamos viendo en el otro la parte de nosotros mismos que no queremos afrontar. Excluir tiene una trascendencia y una repercusión impredecible en nuestro sistema, y en los venideros, ya que como se ha observado en millones de constelaciones, alguien de nuestra generación va a querer mirar a esa persona, por amor incondicional, y va a tomar su papel para mostrarle que él o ella si le da su sitio en la familia. Voy a poner un ejemplo muy frecuente: hijas que se llevan fatal con su padre, y cuyos enfrentamientos son continuos. Muchas veces, estas hijas se han identificado con una ex novia del padre, aún sin conocerla, a la que el padre dejó sin mucho respeto. De manera totalmente inconsciente y sin tener datos previos, estas hijas absorben energías de enfado que de alguna manera, “no les pertenecen”. Cuando en un trabajo de constelación, la representante de la mujer actual del padre, y madre biológica de la niña, da las gracias a la representante de esa ex novia por haberle cedido el sitio, y permitir que tenga su descendencia, la “excluida”  ve un reconocimiento al lugar que ha ocupado, y la tendencia de la hija es la de relajar ese enfado con el padre.


Ten mucho cuidado con excluir a nadie de tu familia, ni de tu entorno. Si lo haces,  tú mismo tienes algo muy serio y profundo que trabajarte, alguna emoción que te está impidiendo ser todo lo coherente que te crees. En segundo lugar, estas subestimando a la persona que excluyes, no la estás dando un lugar de comprensión y puedes estar perdiéndote en tu propia manipulación, sin entender el rol o servicio que esta persona está prestando al sistema. Y en tercer lugar, puedes estar causando con tu actitud un daño irreparable a alguien muy querido para ti, como tu propio hijo.
 



Enviar un comentario sobre el artículo






Comentarios realizados a este artículo: 1


De: Iris Fecha: 17-08-2014

Gracias por informar sobre la pertenencia...gracias...