Logo Pitia

Constelaciones Sistémicas
Coaching en Diabetes
Reiki
Tarot



Bert Hellinger Creador de la Tecnica de las Constelaciones Familiares




LA DESCONFIANZA SOBRE LAS CONSTELACIONES FAMILIARES.

Fecha: 22-9-2014
Categoría: Constelaciones Sistémicas

Tengo que expresar mis agradecimientos a la persona que me motivó a escribir sobre este tema, ya que su opinión clara y contundente, a través de mi Facebook (Pitia Facebook), sobre las constelaciones familiares y sobre mi persona, han dado como resultado este escrito con el cual espero poder aclarar un poquito más sobre el origen de esta herramienta.

En concreto, el mensaje que me envió reza así: “SOIS UN PELIGRO PARA LA SANIDAD PÚBLICA. LLEGARÁ DÍA EN QUE TODO ESTO ESTÉ REGULADO.” En mayúsculas. Adjuntaba un enlace a un blog, que no firma nadie, y un escrito difamatorio sobre las constelaciones familiares, que no se sustenta sobre ningún estudio demostrado, ni proviene de ninguna entidad relevante en el mundo de la psiquiatría o psicología, y cuyo contenido está plagado de falsedades.

Difamar, sin aportar datos, desgraciadamente es práctica corriente. Difamar desde la ignorancia, sin investigación previa, sin documentación contrastada, difamar ocultandose el autor, es para el difamado, algo muy fácil de resolver. Basta con aportar datos.

Por ello voy a explicar cómo se inicia la teoría de Bert Hellinger.

Desde los tiempos de Alcmeón de Crotonia y Aristóteles, se investiga la naturaleza del ser humano, su naturaleza mortal, y la inmortal.

Aristóteles observó como todos los elementos de la naturaleza poseían un movimiento propio (“movimiento del espíritu”). El describe que esto ocurre por la acción de los pensamientos, el “nous”, y por el alma, el “anima”, que es la entidad pura e invisible de cada ser, su esencia, gracias a la cual adquirimos una determinada identidad, no explicable a través de la realidad material. La unión entre ambos, materia y energía (teoría del “dualismo”), hace que los elementos sean perecederos en su parte material, pero no en su esencia, en su espíritu, en su alma, que son inmortales.

Para Aristóteles, el alma, la esencia, tiene prioridad sobre el cuerpo. Y es precisamente de la teoría del “alma” de Aristóteles, Bert Hellinger se inspira para el estudio de su teoría sobre los “movimientos del espíritu”, dentro de los sistemas familiares, pero también se apoya en la “teoría del inconsciente colectivo” del psiquiatra Karl Gustav Jung, según la cual existe una “memoria” o una información común a todos los seres humanos, que está más allá de la razón, que trasciende lo inconsciente personal de cada individuo, lo propio de cada individuo.

La técnica de Bert Hellinger “constelación familiar”, se inspira también en la ya existente “escultura familiar” de la eminente psicoterapeuta estadounidense Virginia Satir, conocida por su especial enfoque de la terapia familiar, y se apoya en el psicodrama de Jakob Levy Moreno, y la psicogenealogía, que explica cómo influye nuestro árbol genealógico en nuestra vida actual.

Las “constelaciones familiares” permiten descubrir cuál es el alma de los sistemas, los códigos y reglas invisibles que rigen esos sistemas, las lealtades emocionales conscientes e inconscientes que reproducen las personas, y las relaciones que establecen los individuos con respecto a si mismos, a  su propio sistema familiar, y como se interrelacionan con otros sistemas.

La observación de millones de “movimientos del espíritu” a través de las constelaciones familiares permitieron a Bert Hellinger describir las causas y las consecuencias toda una serie de dinámicas sobre el comportamiento del ser humano, y una serie de fórmulas para reconciliar problemas, enfrentamientos y desencuentros, también en el campo de la salud.

Citar solo algunos ejemplos de reconocidos psiquiatras y psicólogos que han referenciado ampliamente las constelaciones familiares en sus obras: Guntard Weber, Jirina Prekop, Anne Ancelin Schüstzenberger, Franz Ruppert, Serge Tisseron, Chantal Rialland, la española Amparo Pastor Bustamante, por su encomiable labor, pionera y precursora en el ámbito de la pedagogía sistémica en su enfoque fenomenológico.

Bert Hellinger denominó su técnica “constelación familiar” para describir que el mismo fenómeno que se produce en el firmamento cuando una estrella se mueve de su sitio, o desaparece, por razones de masa y densidad, otra ocupa su lugar (ley del vacío), dejando a su vez su sitio desocupado, y por tanto libre para otra estrella. Como este mismo fenómeno ocurre con los roles que se adoptan en un sistema familiar (ocupando unos individuos el lugar de otros), utilizó esta metáfora, este símil, para referirse a su técnica.


Tal vez este nombre de “constelación familiar” pueda inducir a pensar a algunos que se trata de una técnica sin base científica, cuando ocurre todo lo contrario.


Se corre el riesgo de quedar en mal lugar cuando se habla de lo que no se conoce, y cuando se difama sin pudor desde la ignorancia, en este caso, de las constelaciones familiares,  más aún, cuando esta técnica la emplean habitualmente los más reconocidos profesionales en el mundo de la psicoterapia.


 



Enviar un comentario sobre el artículo







¡Se el primero en comentar!